Tipos de CMI

tipos-de-cmi

Antes de entrar en los diferentes tipos de cuadro de mando Integral o CMI vamos a definir qué es un CMI y sus usos. El CMI es una herramienta que fue creada en el año 92 del siglo pasado por David Norton y Robert Kaplan para la gestión empresarial.

Llamada por ellos Balanced Scorecard o Dashboard, hace referencia en su nombre al objetivo principal, la consecución del equilibrio financiero a través de un Dashboard o tablero que permite visualizar los resultados de los distintos departamentos de la empresa.

Es una herramienta que permite a las empresas definir su estrategia con el análisis de los objetivos a través de los de diferentes KPIs o Key Performance Indicators que miden la actividad de la empresa. UN CMI muestra cuando una empresa alcanza sus objetivos y nos alerta cuando no se están cumpliendo.

¿Pero cuáles son los tipos de CMI que existen?

Se pueden dividir en distintos tipos según su función. Por ejemplo tenemos el Operativo, que sirve para hacer el seguimiento a corto plazo de las distintas medidas tomadas por los distintos departamentos de las empresas. Sirve para tomar medidas en caso de que existan desviaciones sobre los objetivos.

El Directivo a corto plazo controla los resultados de la empresa, estudiando los indicadores definidos por la dirección. A largo plazo está el Estratégico, que nos da información de los factores internos y externos de la empresa para poder evaluar la situación de la empresa, y saber si los objetivos se están cumpliendo.

Los tipos de Cuadro de Mando Integral vienen definidos por el uso que se les da. Es precisamente esa flexibilidad lo que le hace útil y adaptable a diferentes compañías en sectores muy distintos.

Los Cuadros de Mando llamados Business Activity Monitoring, para la monitorización del negocio, están orientados al corto plazo. La información que nos ofrece permite a la dirección de la empresa estudiar los datos del desempeño de la actividad empresarial en tiempo real, estudiando los KPIs definidos previamente, y tomar decisiones correctivas inmediatas.

El Scorecarding también ofrece información acerca de los KPIs, pero añade los indicadores de progreso de consecución de objetivos, llamado KGIs. En definitiva nos da información acerca de los objetivos de nuestra estrategia.

El Dashboarding nos deja ver los indicadores independientemente de los los objetivos de la empresa. Esto permite a la dirección de la empresa entender el mercado y su evolución, pudiéndose tomar decisiones estratégicas correctivas.

Los tipos de CMI que existen pueden distinguirse también por la Industria en la que se aplican. La gran ventaja, como hemos dicho ya, de un CMI es su flexibilidad, tanto en su configuración como en sus aplicaciones.

Lo que es siempre fundamental es definir los KPIs que queremos monitorizar de forma correcta. Si los KPIs más relevantes para la empresa están definidos bien el CMI cumplirá su función.

Nuestros consultores están especializados en la implementación de cuadros de mando financieros. Si tienes alguna duda acerca de cómo puede implementarse en tu empresa sólo tienes que consultarnos. Estaremos encantados de darte acceso a nuestra herramienta para que la pruebes sin ningún compromiso.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.