Implantación de un plan estratégico y la ley de rendimientos acelerados

cuadro-de-mandos

Elaborar un plan estratégico para una empresa en la época que vivimos, entrado ya el siglo XXI, es más difícil que hace tan solo unas décadas. El auge de las nuevas tecnologías pilla desprevenidas a muchas empresas que no son capaces de mantener el ritmo impuesto por el desarrollo tecnológico.

Tenemos como ejemplos de grandes empresas que no estuvieron a la altura a la hora de innovar y prever la evolución tecnológica a empresas como Atari, en el sector de video juegos, Kodak en la fotografía, Blockbuster en el alquiler de películas, Nokia u Olivetti.

Los planes estratégicos de las empresas modernas deben tener en consideración este crecimiento y estar en perpetuo análisis de su estrategia para evitar caer en la obsolescencia.

Ley de Rendimientos Acelerados

Fijémonos por ejemplo en la ley de rendimientos acelerados propuesta por Raymond Kurzweil, Director de Ingeniería de Google, empresario, inventor y experto en tecnología.

En el año 2002 Kurzweil propone la extensión de la Ley de Moore, que produce un crecimiento exponencial de la tecnología. Hasta recientemente el crecimiento tecnológico había sido lineal, con hitos de desarrollo espaciados en el tiempo.

La ley de rendimientos acelerados se basa en el crecimiento de la densidad de los transistores en los chips. Kurzweil formuló que la capacidad de los transistores se doblaría cada 24 meses, de forma que tendría un crecimiento exponencial. Esto se está cumpliendo a rajatabla, y de hecho se está acelerando en algunos sectores tecnológicos como el de la potencia de los ordenadores, que se dobla cada 18 meses, y la de los superordenadores cada 14 meses. Esto hace que los ordenadores hayan multiplicado su capacidad por medio millón en las últimas dos décadas.

A esto añadimos la aparición de nuevas tecnologías cada año, que desplazan las tecnologías existentes. La dificultad es obvia a la hora de elaborar un plan estratégico a medio y largo plazo que contemple la enorme cantidad de variables imprevisibles.

Las tecnologías en las que nos basamos hoy pueden estar obsoletas mañana (literalmente), mientras que los productos y servicios que ofrece nuestra empresa pueden estar obsoletos con la misma facilidad.

cuadro de mando de tesoreria

 

¿Como podemos tener el control sobre nuestro plan estratégico?

Las empresas modernas deben tomar decisiones y acciones que las preparen para estos cambios aplicando un plan estratégico basado en las realidades internas de la empresa así como los factores externos como los que hemos mencionado.

Una metodología contrastada y utilizada masivamente por empresas de todos los tamaños es la de utilizar un Cuadro de Mandos Integral. El Cuadro de Mando, o CMI, es una herramienta que permite contrastar las hipótesis de futuro y las previsiones, con la realidad de nuestra empresa, los indicadores claves de resultados.

Esta herramienta de gestión estratégica es un sistema de gestión integrado, alineado con la realidad de la empresa y equilibrado, que nos permite gestionar la empresa teniendo en cuenta cambios en todas las variables que la afectan.

Aunque es imposible saber que va a ocurrir mañana, si podemos establecer los mecanismos necesarios para que los cambios no nos pillen totalmente desprevenidos y podamos reaccionar con rapidez y fluidez siguiendo un plan estratégico realista.

¿Quieres probar una demo Online de nuestro Cuadro de Mandos Integral? Solicita acceso aquí.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.